Más de 8500 metros cúbicos de material obstruyen la carretera Gualaceo – Plan de Milagro

 

Al menos ocho mil metros cúbicos de arcilla y vegetación obstruyen el paso en el kilómetro 32 de la vía Gualaceo – Plan de Milagro, proyecto en construcción que lidera el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) por un monto de 64 millones de dólares.

La vía está comprometida en una longitud de 100 metros lineales, desde la tarde del último viernes 6 de septiembre, cuando una gran masa de material se deslizó desde la montaña, como consecuencia de la alta pluviosidad y humedad que tiene la zona.

Sobre el talud afectado, a unos 50 metros del pico del deslave está ubicada una torre del tendido eléctrico que dota del servicio a la provincia oriental de Morona Santiago, por lo que las tareas de limpieza se ejecutan con pausas que permitan evaluar y controlar la situación.

De acuerdo con el informe técnico de los especialistas que trabajan en el área, hasta el momento se ha retirado un aproximado de 900 metros cúbicos de material, lo que equivale al volumen que transportan unos 70 volquetes de 12 metros cúbicos.

En la remoción del material, en el lado oriental operan 14 volquetes y una excavadora; mientras que, del lado opuesto trabajan una cargadora con 6 volquetes. Además, están activas tres escombreras para el depósito del material extraído y se busca habilitar otras de forma provisional.

Avances de obra

Este proyecto de reconstrucción cuenta con un avance superior al 90 por ciento: se ha colocado pavimento en 57 de los 60,7 km de la vía; se han construido más de 90 muros de contención; instalado 40 km de guardavías; también, 18 de 29 puntos críticos han sido intervenidos y actualmente se trabaja en la solución de los otros 11, al que se suma el del km 32.

A decir del personal técnico y las autoridades, esta carretera atraviesa una zona geológicamente compleja, con altos niveles de humedad, constante páramo, y lluvia, de ahí que se producen entre 20 a 30 derrumbes de considerable magnitud, por mes.

Descargue el Boletín
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *