Mediante una feria se promovió hábitos saludables de alimentación entre familias del Suburbio de Guayaquil

 

Una fila de personas avanzaba rápidamente para recibir su vaso con porciones de frutas cortadas en el momento, frente a ellas una longitud aproximada de diez metros con una mesa donde se preparó “La ensalada de frutas más grande del Ecuador” durante una feria de nutrición que en el marco de Misión Ternura, organizaron las educadoras familiares del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y que convocó a las familias de las modalidades de atención Creciendo con Nuestros Hijos (CNH) y Centros de Desarrollo Infantil (CDI), y a la comunidad en general del Suburbio de Guayaquil.

La feria que se realizó en las instalaciones de APROFE, calles 40 y la B, fue de libre acceso y contó con quince carpas, donde se desarrollaron actividades lúdicas e informativas sobre el valor de comer sano. Se impartió charlas de concienciación sobre la importancia de la calidad del agua, el consumo variado de lácteos e ingesta de frutas en diversas presentaciones como dulces de coco, arroz con leche, mermeladas, jugos y demostraciones de garnish, que consiste en potenciar el atractivo visual de la fruta, resaltando sus colores y aroma. El Ministerio de Salud Pública (MSP) también colaboró con su personal médico en el evento.

Karen Guzmán recorría la feria con sus dos hijas y escuchaba con atención la información que suministraban las educadoras, también estuvo Rosa Rodríguez quien consumía frutas que compartía con su hijo Damián, de 1 año de edad. “En la unidad CNH Arcoiris mi hijo recibe estimulación temprana que aumenta su creatividad”, señaló.

Dolores Iturralde, coordinadora territorial del MIES, pendiente de la organización del evento, junto con las educadoras, guiaban a cada familia, en este encuentro que, además de inculcar el valor de una alimentación sana, fortaleció lazos de integración comunitaria.

La directora del Distrito Centro-Sur del MIES, Amanda Arboleda, ante más de 400 familias congregadas señaló que, es parte de la política pública, promover la importancia de adquirir mejores hábitos de alimentación para garantizar el crecimiento normal de niños y niñas.

“Está en nuestras manos, como institución del Estado, orientar a la comunidad hacia prácticas correctas de nutrición, y está en manos de cada familia ejercer la corresponsabilidad, fomentando en sus hogares una alimentación saludable por el bienestar de todos, especialmente de los pequeños que están en etapa de crecimiento”, afirmó.

Descargue el Boletín
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *